Mis Dos Adolescentes

Como buena leche hirviente
–derramada de repente–
se hicieron adolescentes
ese par de hijos tempranos,
–casi sin yo darme cuenta–
La una, de canela fresca
el otro, de trigo maduro.

La una, con el pelo cálido
el otro con el pelo ardiente!

Y los dos son mi momento
son mi ayer, son mi presente,
son mi noche, son mi día
mi calor y
mi frescor.

Mi luchar y mi pasión,
mi ternura y mi jolgorio,
mi silencio y mi recuerdo.

Son mi miel y mi amargura,
son mi hoy, son mi mañana,
son mi flor y mi semilla,
son mi raíz y mis ramas,
son mi huella y mi camino,
son mi sabia y son mi nido
son mi lecho, son mi sangre...

Y por la luz de sus ojos
tengo al sol, a Dios y al aire!

Ese par de hijos tempranos
–como buena leche hirviente
–derramada de repente–
ya son dos adolescentes...
casi sin yo darme cuenta...

Ana Belén Aular

Zona Libre Académica y Cultural "Ana Belén Aular"

Difunda sus manifestaciones artísticas, culturales y académicas

¿Cómo publicar?

Volver arriba